La Senda Botánica y la Cascada del Molino

La Senda Botánica y la Cascada del Molino

La Senda Botánica y la Cascada del Molino

En el pueblo de Tragacete, y a sólo 30 kilómetros de Uña y de Casa el Escalerón, se encuentra uno de los rincones más mágicos y menos conocidos de la Serranía de Cuenca.

La mayoría de la gente visita los sitios más emblemáticos de Cuenca, como la Ciudad Encantada, el Nacimiento del Río Cuervo, o los Callejones de Las Majadas, sin darse cuenta de que representan una diminuta parte de lo que ofrece el Parque Natural de la Serranía de Cuenca.

Hoy queremos hacer un pequeño homenaje a la maravillosa Senda Botánica de Tragacete y la Cascada del Molino de la Chorrera. Un lugar perfecto para recorrer en familia, o con los amigos. También es ideal para realizar un romántico paseo en pareja.

¿Queréis saber cómo llegar a este trocito de cielo?

La Senda Botánica y la Cascada de la Chorrera del Molino

Todo empieza en el pueblo más grande de la Serranía de Cuenca: Tragacete. Una vez llegamos al pueblo, encontraremos un desvío con indicaciones hacia el Nacimiento del Río Júcar y la Cascada del Molino.

Sólo hay que coger este desvío y seguir todo recto hasta llegar a una pequeña explanada a mano izquierda, en la cual podremos dejar el coche, aunque puestos a caminar recomendamos dejar el coche en el pueblo y hacer todo el recorrido a pie, ¿verdad? 🙂

¡Aquí empieza la Senda Botánica! y a partir de aquí podremos conocer algunas de las especies de plantas y árboles más representativas de la Serranía de Cuenca.

Al lado de cada ejemplar veréis una placa con una descripción detallada, que os ayudará a conocer más a fondo lo que tenéis delante.  

Es recomendable hacer este recorrido sobre todo en primavera, ya que en esta época del año es cuando la mayoría de la flora se encuentra en su máximo esplendor.

Cartel de la Senda Botánica de Tragacete

cascada del molino cuenca

Cartel Senda Botánica

Este es el cartel que nos avisa del inicio de la Senda Botánica, y a partir de aquí empieza nuestro tranquilo y divulgativo paseo…

senda botanica tragacete

Cornejo “Cornus sanguinea”

El cornejo (Cornus sanguinea) es un arbusto con abundantes ramas que pueden alcanzar los cuatro metros de altura.

Prolifera sobre todo en las zonas de ribera.

Sus flores blancas alcanzan su esplendor a finales de primavera, formando ramilletes terminales en las que todas quedan en el mismo plano.

Luego las flores se convierten en frutos verdes y carnosos, que torna al color negro a finales del verano.

tragacete cuenca

Zarza “Rubus ulmifolius”

¡A esta seguro que la conoces bien! La zarza (Rubus ulmifoliuses una planta espinosa y de hoja caduca.

Sus flores son blancas, y sus frutos son las suculentas moras, las cuales recolectamos todos los años.

senda botanica tragacete

Agracejo “Berberis vulgaris”

El agracejo (Berberis vulgaris) es un pequeño arbusto que se protege del apetito de los animales con sus afiladas espinas, que suelen agruparse de tres en tres. Sus hojas tienen el margen entero o provisto de pequeños dientes espinosos.

Aunque tienen cierto amargor, son jugosas y en algunos lugares las mastican ocasionalmente.

Tú también puedes hacerlo para combatir la sed. Sus flores son amarillas y sus frutos son carnosos y de color azulado. Uno de sus usos más populares era como planta tintorera. 

cascada del molino

Espino Albar “Crataegus monogyna”

El espino albar (Crataegus monogyna) puede alcanzar más de cuatro metros de altura. Es poco exigente, adaptándose a casi cualquier tipo de condiciones, pudiendo ser visto en cualquier sitio. Sus ramas también poseen espinas que lo protegen.

Sus hojas son caducas, y presentan varias hendiduras, formando de tres a siete lóbulos desiguales.

Florece en primavera y sus frutos, llamados majuelos, maduran a finales del verano y en otoño, y una vez maduros adquieren un bonito color rojo intenso.

cascada del molino

Aligustre “Ligustrum vulgare”

El aligustre (ligustrum vulgare)  es una planta natural de Europa y Asia y podréis verla sobre todo en los bosques más húmedos.

Su altura es de dos a tres metros. Sus hojas son parecidas a las del olivo y sus flores son blancas, gamopétalas y olorosas.

Su fruto es una baya negra y es tóxica.

tragacete cuenca

Morrionera “Viburnum lantana”

La morrionera (Viburnum lantana) es un arbusto caducifolio que puede alcanzar los cuatro o cinco metros de altura.

Florece a principios del verano y es polinizada por insectos y pájaros. Sus flores son hermafroditas y de un color blanco cremoso.

El fruto es verde al principio, pasando por el rojo y terminando en negro en su maduración.

senda botanica

Guillomo “Amelanchier ovalis”

El guillomo (Amelanchier ovalis) es una planta de entre uno y tres metros de altura, capaz de adaptarse a las duras condiciones del medio.

Su hoja, la cual pierde en invierno, es de pequeño tamaño y sus bordes son aserrados.

Sus blancas flores surgen en primavera y sus frutos son esféricos, del tamaño de un guisante que encierra de tres a cinco semillas y su color es negro o azulado.

Con sus ramas se elaboran escobas, debido a la flexibilidad de las mismas.

cascada del molino

Encina “Quercus ilex”

La encina (Quercus ilex) es un árbol de extrema dureza, lo que le permite vivir en grandes alturas y soportar heladas y sequías intensas.

Podremos distinguirla de otros robles porque siempre la encontraremos verde, ya que no pierde sus duras hojas en invierno.

Para defenderse del ataque de los animales, sus hojas tienen los bordes aserrados. Su fruto es la bellota, muy codiciada por los animales silvestres como el jabalí o el ciervo.

senda botanica

Cerezo de Santa Lucía “Prunus mahaleb”

El cerezo de Santa Lucía (Prunus mahaleb) es un arbusto que puede conseguir porte de árbol en los ejemplares más desarrollados.

Su copa es muy ramosa y sus hojas muy lustrosas con los bordes aserrados.

Florece en primavera y en invierno pierde sus hojas. Sus frutos son pequeñas cerezas silvestres del tamaño de un guisante que, una vez maduras a finales del verano, toman un color negro, encerrando una única semilla.

senda botanica

Arce de Montpellier “Acer monspessulanum”

El arce de Montpellier (Acer monspessulanum) puede llegar a los diez metros de altura.

Sus hojas son de un color verde intenso por el haz, y un poco más apagado por el envés y se torna de un precioso color rojizo en otoño, enriqueciendo la gama de colores del bosque.

Son pequeñas y tienen forma de palma, con tres lóbulos bien marcados. Su denso follaje proyecta una densa sombra sobre el suelo, apreciada sobre todo en los tórridos meses de verano.

Sus frutos maduran a finales del verano y a la semilla se une una membrana muy fina llamada sámara que facilita la dispersión del fruto con la ayuda del viento.

senda botanica tragacete

Endrino “Prunus spinosa”

El endrino (Prunus spinosa) es un arbusto enmarañado con numerosas ramas provistas de afiladas y largas espinas que la protegen de los dientes de los animales.

Se adapta bien a cualquier suelo y altura, siendo frecuente encontrarlo formando parte de las arbustedas caducifolias espinosas.

En invierno pierde sus hojas de color verde mate, que van de los dos a los cuatro centímetros de longitud.

Sus numerosas flores blancas aparecen en primavera, antes que las hojas.

Tras la fecundación, las inflorescencias se convierten en frutos globosos y carnosos que contienen una sola semilla, las populares endrinas que a finales del verano están maduras.

Su uso más conocido es su maceración para fabricar pacharán.

senda botanica tragacete

Rosal silvestre (Escaramujo) “Rosa sp”

El rosal silvestre o escaramujo (Rosa sp) es un arbusto muy ramoso y resistente, adaptándose a cualquier condición tanto de suelo, como de temperatura y humedad.

Está provisto de numerosas espinas, que la protegen del apetito del ganado.

Sus vistosas flores se convierten en frutos carnosos de tamaño y forma distinta según la especie, que encierra en su interior numerosos huesecillos que son las semillas.

Los frutos maduran a finales del verano y pueden permanecer durante mucho tiempo en las ramas.

senda botanica

Pino albar “Pinus sylvestris”

El pino albar (Pinus sylvestrises uno de los árboles más abundantes de la Serranía de Cuenca. Soporta condiciones de frío y altura coexistiendo con el pino laricio al que va reemplazando a medida que subimos en altura o en laderas orientadas al norte.

Puede alcanzar los 30 metros de altura y vivir hasta 200 años.

Es fácil de reconocer cuando adquiere cierta altura, ya que la parte superior de su tronco se cubre de una fina corteza anaranjada.

Sus hojas (acículas) son muy cortas, entre 3 y 7 cms. y sus piñas también son muy pequeñas. Su madera es la más apreciada por la ebanistería.

senda botanica tragacete

Quejigo roble “Quercus faginea”

El quejigo roble (Quercus faginea) es un árbol de tamaño media que no suele superar los 20 metros de altura.

Es poco exigente en cuanto a suelo y humedad, por lo que lo podemos encontrar en variados ambientes, aunque en la Serranía de Cuenca ocupa con frecuencia las laderas de solana. Sus hojas son verdes, lustrosas y con dientes en los márgenes.

senda botanica tragacete

Chopo “Populus nigra”

El chopo (Populus nigra) es un robusto árbol de hoja caduca que puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura.

Su presencia está ligada a cauces fluviales o suelos profundos en los que el nivel freático esté superficial y sea accesible a sus raíces.  

Florece a finales del invierno y disemina las semillas en primavera.

Las semillas están cubiertas de una fina y ligera “pelusilla” que les ayuda a dispersarse con la ayuda del viento, aumentando así las posibilidades de germinación.

cascada del molino

Álamo temblón “Populus tremula”

El álamo temblón (Populus tremula) mide entre 10 y 20 metros de altura y desarrollo una copa redondeada y amplia.

Posee un peciolo largo que permite que oscile o “tiemble” cuando sopla el viento, produciendo un singular sonido que le da su nombre.

Las hojas en otoño adquieren un color rojizo muy particular. Prefiere suelos frescos y buena luz.

la cascada del molino

Pino laricio “pinus nigra”

El pino laricio (Pinus nigra) es otro de los árboles más abundantes y comunes de la Serranía de Cuenca, en la que forma extensas ramas.

Puede alcanzar entre 30 y 40 metros de altura. Sus hojas son muy finas y alargadas. Es característica su corteza gris que en algunos pies adquiere tonos plateados.

Su fruto es una piña (cono) en cuyo interior alberga las semillas que cuentan con un ala que favorece su dispersión.

senda botanica

Madreselva “Lonicera xylosteum”

La madreselva (Lonicera xylosteum) es un arbusto de porte endeble, que no suele sobrepasar los 3 metros de altura.

Es fácil encontrarlo en la vegetación de ribera. El ambiente fresco y la sequía poco severa favorecen su desarrollo. Sus hojas tienen pelillos por ambas caras.

Sus flores crecen de dos en dos, convirtiéndose una vez maduras en dos frutos de color rojo que a veces parecen soldados entre sí.

senda botanica tragacete

Avellano “Corylus avellana”

El avellano (Corylus avellana) es un arbusto que puede alcanzar los 6 metros de altura.

Le gustan mucho los suelos húmedos y los ambientes umbrosos, por lo que le encontraremos con facilidad en las orillas de los ríos.

Sus hojas son grandes y aterciopeladas. Su fruto es la avellana, muy apreciada en la gastronomía.

tragacete cuenca

Enebro “Juniperus communis”

El enebro (Juniperus communis) es un arbusto poco exigente en cuanto a suelos, altura y orientación se refiere.

Mantiene sus puntiagudas hojas durante todo el año. Si la miras de cerca verás que posee una banda clara, que es una de las cosas que ayuda a distinguirlo de otras clases de enebro.

El fruto o gálbulo es esférico y de color verde, que se torna a negro azulado cuando madura. Cada una de las bolitas contiene tres semillas. ¿Sabías que con sus frutos se elabora la ginebra?

La Cascada de la Chorrera del Molino

Aquí termina esta completa senda botánica, pero lo mejor está por llegar… al lado de nuestro amigo el enebro se encuentra la guinda de este verde pastel: La Cascada del Molino.

Un romántico y tranquilo rincón en el corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca y a pocos kilómetros de nuestra casa rural.

Sube a los Miradores de la Cascada del Molino

¡Pero esto no acaba aqui! justo encima de la Cascada del Molino hay unos miradores espectaculares, desde los cuales podrás ver  el cañón desde lo alto y el agua brotar hacia la cascada… ¡qué maravilla!

También hay unos paneles informativos que explican la historia del antiguo Molino y la influencia de la exposición solar en la vegetación del entorno.

Miradores de la chorerra del molino

Miradores de la Cascada del Molino

Para subir a los miradores de la Cascada del Molino debes coger de nuevo la carretera y subir hasta el aparcamiento que se encuentra detrás de la casa que se encuentra pegada a la cascada.

El resto sólo es dejarse llevar 😉

¿Hablamos? ¡Déjanos tu comentario!

Share on Facebook
Facebook
239Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0Pin on Pinterest
Pinterest
1
¡Compártelo con tu gente! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies